Yoga para niños/as

Los ejercicios específicos de yoga son movimientos y posturas de tonificación muscular que dan flexibilidad al esqueleto, además de procurar un adecuado y sano mantenimiento a los sistemas nervioso y endocrino.

A medida que el niño crece las prácticas yóguicas aumentan sus capacidades de aprendizaje y una práctica habitual ayuda al crecimiento, canalizando y dirigiendo sus energías de una manera constructiva.

Bajo su influencia los niños se tranquilizan, prestan más atención y son más perseverantes con el trabajo asignado, desarrollando la capacidad de concentración, memoria y razonamiento.

Las prácticas de yoga ayudan a mantener el cuerpo fuerte y también ayudan a desarrollar la atención, la concentración y estimulan las capacidades creativas que están latentes en el niño, haciéndolo capaz de tratar con el mundo real.

¿A quién va dirigido?

Padres y madres cuyos niños o niñas estén inscritos en la Escuela de Yoga de Pilar Íñigo, tratándose de un taller simultáneo.