Drenaje linfático

El Drenaje linfático o DLM es un técnica manual que tiene por objetivo la activación del funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de líquido. Su finalidad es, por medio de manipulaciones muy suaves, desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada hacia los ganglios linfáticos. Ayuda a la eliminación de toxinas.

¿Para qué está indicado?

Indicado para: edemas, varices, piernas cansadas, retención de líquidos, ayuda en la mejora de cicatrices y efectos beneficiosos en la piel.

Está contraindicado en casos de: infecciones agudas, insuficiencia cardiaca descompensada, flebitis, trombosis, tromboflebitis, síndrome del seno carotídeo, hipotensión, tumores malignos, afecciones de la piel, asma bronquial y bronquitis asmáticas agudas, hipertiroidismo, trastornos del bajo vientre.