News & Blog

La Natural 05 de junio de 2018

Trucos sencillos para ahorrar dinero y recursos en casa sin renunciar al confort


Planeta tierra

Nos estamos comiendo el planeta    

Seamos  conscientes:  cada  vez  somos  más  y  los recursos del planeta son limitados. Sin renunciar a nada (o casi nada) podemos y debemos reducir el consumo de estos recursos, ahorrar dinero y respetar el planeta. Ser conscientes de este consumo es ya un excelente primer paso.

El Pacto por el Clima está ahí. Pero, mientras los gobiernos se organizan, pongámonos manos a la obra en nuestra casa sin necesidad de esperar. Es posible, es bueno, es importante, es necesario.

Electricidad y gas

    
-Apaga las luces cuando  no  las usas. Está demostrado que, si sales de una estancia durante más de 23 segundos,
       merece la pena apagar la luz sin perjudicar el sistema.
     -Cámbiate a  luminarias de  led y/o  de bajo consumo, al menos las de mayor uso.
     -Evita dejar los electrodomésticos en standby. Consumen  hasta  el  15%  del  total  de  la  factura.
       Conéctalos a una regleta con interruptor o coloca un sistema de apagado.
    
-Apaga la vitrocerámica, placa, horno unos minutos antes de terminar de cocinar. Ahorrarás hasta un 20 % de energía.
       Tapa la olla cuando pongas a hervir algo. Ahorrarás hasta un 65% de energía.
   
Utiliza ollas y  sartenes eficientes. En su vida útil ahorrarás energía y dinero.
    
-Cuando adquieras un electrodoméstico, mira su etiqueta energética y selecciona el más eficiente.
       En su vida útil, ahorrarás energía y dinero.
    
-Aprovecha el calor del sol para calentar la casa en invierno. Aprovecha la noche para ventilar la casa en verano.
      
Reducirás así el uso de la calefacción y del aire acondicionado.

      
-Trata de aislar con burlete las puertas y ventanas para mantener el calor o el fresco. Estudia la posibilidad de
      
cambiar las ventanas (doble cristal, carpintería con rotura de puente térmico, doble ventana).
       Por las ventanas convencionales se pierde hasta un 25-30% del calor.
     
-Regula la temperatura de tu casa hasta alcanzar el confort deseado combinándolo con una ropa adecuada,
        más ligera en verano, más gruesa en invierno  (cada grado de temperatura de más en invierno supone
       
un incremento de consumo energético del 10%).
    
-Cámbiate a una compañía eléctrica que te garantice el uso de energías renovables.
       Es fácil, es automático, es fiable y colaborarás en el cuidado del planeta.



Agua

     -Instala reductores de presión en los grifos. La sensación de caudal será similar pero ahorrarás gran cantidad de agua.
     -Consume el agua justa en la cisterna. Llevan un mecanismo para una descarga parcial.
       Las antiguas no, pero puedes cambiar el mecanismo o comprobar que si sueltas o giras antes el mecanismo,
       el flujo de descarga se puede cortar. Coloca una botella rellena dentro de la cisterna (y siempre ahorras 1 litro
       o litro y medio de agua en cada descarga).
     -Prepara un cubo cerca de los baños para recoger la cantidad de agua que se desperdicia desde que
      se abre el grifo hasta que sale agua caliente. Aprovecha el agua acumulada para verter en el váter o en la cisterna,
       o para regar, o para fregar…
     -Mejor una ducha que llenar la bañera. Sin duda.
     -Utiliza el lavaplatos cuando esté lleno. Trata de limpiar con un cubierto los restos de suciedad más importantes.
       No es necesario enjuagar antes la vajilla. Tampoco es necesario lavar a la temperatura más alta. 
       Con todo, ahorrarás agua y electricidad.  Además, utiliza limpiadores ecológicos.
       Es suficiente con media pastilla o la mitad de la cantidad recomendada.
     -Igualmente, utiliza la lavadora a plena carga. Lava la ropa cuando esté realmente sucia.
       Reduce la cantidad de detergente utilizado, utiliza una bola de lavado y limpiadores ecológicos.
       Cuidarás tu bolsillo y el medio ambiente sin renunciar a nada.
     -Bebe agua del grifo. Puedes instalar un filtro. Hay de muchos tipos. Evita las botellas y garrafas de plástico.
      Utiliza una cantimplora de vidrio o de metal.


Alimentos

      
-Consume productos ecológicos y de comercio justo. Son más sanos, respetan a las personas y al planeta.  
      Ganarás en
salud y ahorrarás medicinas y recursos sanitarios. Posiblemente vivirás más.
    
-Consume productos de proximidad y reducirás la contaminación provocada por el transporte de mercancías.  
     Tu digestión semejor cuantos menos alimentos ingieras procedentes de otros continentes.

    
-Consume productos de temporada; para su cultivo se requieren muchos menos recursos energéticos
     que los producidos fuera de temporada.

    
-Trata de consumir cuantos más productos frescos mejor y cuanto menos empaquetados mejor.
      Procura llevar tu bolsa o carro al super. Renuncia a las bolsas de plástico de un solo uso.

    
-Compra en establecimientos que cumplan estos criterios.
    
-Guarda la comida sobrante en la nevera para un posterior consumo. Hay mucha comida que se puede reutilizar
      e
n perfecto estado. Las fechas de caducidad son también relativas; puedes aprovechar diversos alimentos
    
después de pasada la  fecha  recomendadpara  su  consumo (comprobar y revisar antes de su consumo).

     
-Recuerda reutilizar y/o reciclar lo sobrante (orgánico, papel y cartón, envases).
      Deposita los restos en los contenedores correspondientes.



Ropa, calzado, medicamentos, cosmética e higiene personal y doméstica.

    
-Consume productos ecológicos. Son más sanos, respetan a las personas y al planeta.
       -Reutiliza la ropa y, cuando no la uses, deposítala en un contendor de ropa o llévala a un centro de recogida.
       -La fitoterapia y los remedios naturales pueden solucionar multitud de dolencias y enfermedades leves.
        Evitarás el consumo de medicamentos elaborados con productos químicos de síntesis.
        Si debes usar medicamentos, procura enviar el sobrante a centros de recogida para que puedan aprovecharse.
       -Utiliza cosmética y productos de higiene personal de producción ecológica. Son más eficientes
        y respetan a las personas y al planeta. A la larga, resultan más económicos.
      -Compra en establecimientos que cuiden estos criterios y que no comercialicen productos en los que se abusa
        de las personas o que son testados en animales.


Transporte

       -Camina y o desplázate en bici, patines…  Ganarás salud, ahorrarás recursos.
       -Utiliza el transporte público cuando sea posible.
       -Si adquieres o alquilas un vehículo que consuma energía, busca el más eficiente y que disponga de sistema de apagado
         y encendido automático. Estudia  también  la  posibilidad de  alquilar  o adquirir un vehículo híbrido
         (con dos motores, uno eléctrico y otro de combustible) o 100% eléctrico. Preocúpate de que los complementos
          (lubricantes, gomas, fundas…) sean los más respetuosos con el medio ambiente.

Texto: LA NATURAL.
Ilustraciones: CARTOONMOVEMENT. Una plataforma de publicación colaborativa dedicada a las caricaturas políticas de alta calidad y el periodismo cómic. www.cartoonmovement.com

Nevera en un desierto